JP Scene - шаблон joomla

​​ 

Opciones de Formato

  • Zoom
  • Columna Digital
  • El uso exagerado de las pantallas de los dispositivos inteligentes afecta el comportamiento y las emociones de los niños

El uso exagerado de las pantallas de los dispositivos inteligentes afecta el comportamiento y las emociones de los niños

Cuando los niños usan prolongadamente los dispositivos inteligentes, pueden experimentar comportamientos agresivos, impulsividad, baja tolerancia a la frustración, déficit de atención y hasta baja autoestima.

 

por Martha Manzo, psicóloga / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Así es… Un estudio realizado en Reino Unido concluyó que el tiempo que un menor debe estar frente a las pantallas de los dispositivos móviles debe ser menor a dos horas, siempre y cuando no presenten dificultades, de lo contrario se debe limitar a una hora diaria.

Los artefactos tecnológicos son parte de la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes,  una tablet, celulares o quizás la misma televisión, y creemos que de esta manera se apropian de programas formativos y de paso se entretienen. Pero hay que controlar su uso, porque su utilización exagerada puede afectarlos negativamente.

A continuación explicamos cómo la exposición prolongada a la tecnología, puede generar cambios importantes en el comportamiento y las emociones de niñas y niños.

El exceso de tiempo de los menores frente a las pantallas produce baja tolerancia a la frustración, a mayor exposición a la pantalla más se acostumbra la niña o el niño a gratificarse, porque obtiene lo que quiere y puede desechar lo que no le gusta, puede disponer de cambiar un juego por otro, o una película, o música por otra, si esto se repite muchas horas al día, durante muchos días, el niño tendrá una conducta dependiente e impulsiva por estar condicionada a la inmediatez, de allí que se sienta frustrado y se encolerice cuando no logra lo que quiere.

De esta manera, la exposición sin control a la tecnología convierte a las niñas y niños en personas impacientes y con una baja tolerancia a la frustración. Si llevan horas haciendo lo que quieren, cuando llega el momento de cumplir con sus responsabilidades, reaccionarán incontrolablemente por medio de berrinches, lloro, ira y gritos,  por el hecho de dejar a un lado sus actividades favoritas.


Imagen de Shutterbug75 en Pixabay.
 
Esta situación también se evidencia en el colegio, el menor deberá seguir las instrucciones del profesor y al no poder realizar lo que está acostumbrado a hacer en casa, se sentirá desmotivado de asistir al colegio, mostrará dificultades de seguir instrucciones en el aula y serán más frecuentes episodios de conductas irritables. Con sus compañeros de clase será necesario que se adapte al juego propuesto por la mayoría y no propiamente por el que quiere. La dificultad en esta área conlleva serias complicaciones de relacionamiento con otros compañeros, lo que ocasiona sentimientos de rechazo, decepción y una baja autoestima. Además, muchos dejan de jugar al aire libre o de usar sus juguetes, porque no los encuentran interesantes.

Además de las dificultades en comportamiento, la exposición a las pantallas generará bajos niveles de atención y concentración, por la costumbre de reforzar el menor esfuerzo por algo que gratifica y genera satisfacción. De esta forma, en un videojuego puede obtener recompensa por los puntos que logra y la oportunidad de ganar en cada nivel o ser más poderoso, y así se acostumbra a recibir reforzadores por periodos de atención sostenida cortos. Hay que aclarar, que también existen otros factores que influyen en los cambios emocionales y de comportamiento, los cuales deben ser tratados por un profesional, pero no son el objeto de este artículo. Siempre será recomendable, consultar al especialista.

A estas alturas, ¿será mala la tecnología?

Realmente no, pero su uso inadecuado puede generar dificultades. La prevención y el control son dos grandes aliados para evitar problemas.

El consejo clave es controlar el tiempo que nuestras niñas y niños pasan frente a las pantallas de los dispositivos y brindarles definitivamente tiempo de calidad, en donde se juegue con ellos al aire libre, se pueda leer un buen libro o quizás, se vaya de paseo a la naturaleza. Todo esto traerá definitivamente grandes beneficios, no solo para los menores, sino para su familia.


 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Califica este contenido...Rating 4.75 (2 Votos)

Tags: Tecnología y salud, Uso del celular, salud de niñas y niños , la pantalla del celular, Martha Angélica Manzo A